A medida que crece la popularidad de los autos eléctricos, la instalación de cargadores rápidos puede volverse un diferenciador no solo para las automotrices sino también para miles de comercios.