Con plazos inciertos de culminación, la empresa de transporte público de la ciudad apunta a modernizar aquellas unidades que circulan desde 1994 en la línea K.