En términos de competitividad, los e-buses de trayecto interurbano representan un 20% de gasto menos en mantenimiento y un ahorro de 91% en cuanto a gasto por combustible.