miércoles 30 Mar, 2022
Pasado y futuro: el comportamiento de las inversiones de infraestructura de carga en Brasil

Mirando lineamientos de sustentabilidad, políticas ESG y nuevas oportunidades de negocios, distribuidoras de energía, startups y empresas del sector ya invierten en investigaciones, soluciones y productos dirigidos al mercado de vehículos eléctricos en Brasil.

El sector de vehículos eléctricos en Brasil aún está dando sus primeros pasos cuando comparamos los números del país con el resto del mundo. Sin embargo, es un mercado con potencial de crecimiento en los próximos años.

Primero, porque el país debe buscar cada vez más la implementación y planificación de políticas para reducir los gases contaminantes y de efecto invernadero, a juicio de los expertos. Además, Brasil tiene un historial de uso de energías renovables que causan menos daño al medio ambiente, como el uso de plantas hidroeléctricas, parques eólicos y energía solar.

Los países europeos ya han fijado objetivos de reducción. En 2021, por ejemplo, la Unión Europea (UE) llegó a un acuerdo para detener el cambio climático, con el objetivo de reducir las emisiones netas de gases en al menos un 55 % al final de la década en comparación con los niveles de 1990.

Objetivos como los adoptados en Europa y en otros países del mundo son graduales y exigen un gran compromiso por parte de los poderes públicos, ya que exigen cambios importantes en infraestructuras y hábitos por parte de la población.

Con un nuevo mercado a la vista, gran espacio para la innovación, muchas empresas ya tienen iniciativas pensando en el sector eléctrico y de electromovilidad en Brasil y ya están finalizando o entregando proyectos y alianzas para el sector.

Cómo se comportó el sector en 2021

El año pasado, el sector del automóvil eléctrico y electrificado superó las expectativas de los analistas. Según el balance anual de la Asociación Brasileña de Vehículos Eléctricos (Abve), el mercado de vehículos eléctricos e híbridos registró un récord de 34.900 unidades vendidas .

Cifras que superan todas las previsiones de Abve y suponen un incremento del 77% sobre las 19.700 matriculaciones realizadas en 2020.

La asociación ya proyecta que, en el segundo semestre de 2022, el país debe alcanzar la marca de los 100.000 vehículos eléctricos. Actualmente, hay más de 82.000 de ellos en circulación en el país, entre automóviles, todoterrenos y vehículos comerciales ligeros.

En febrero de este año, las ventas de vehículos eléctricos e híbridos aumentaron 147% en el mes con respecto a igual período de 2021. También según la Abve, hubo 3.435 matrículas y el mejor mes de febrero en la serie histórica de la institución.

Oportunidades y avances en Brasil

Una de las principales dificultades para que los vehículos eléctricos se popularicen en Brasil es el alto costo de adquisición de automóviles debido a los costos de producción y la tecnología utilizada en las baterías. En promedio, un auto eléctrico cuesta alrededor de R$ 290.000 en el país.

Los especialistas entienden que es importante que la inversión se dé para consumidores que ya poseen autos eléctricos y para quienes están pensando en adquirir un modelo. Sin embargo, también es interesante planificar la electrificación de flotas en grandes núcleos urbanos.

Para Diogo Lisbona, investigador del Centro de Estudios y Regulación en Infraestructura de la Fundação Getulio Vargas (Ceri-FGV), en el corto plazo “mirar la flota urbana sería una gran oportunidad para Brasil”.

“Una modernización del transporte público podría hacerlo más atractivo para un público que ha migrado y está utilizando el transporte por aplicación, por ejemplo”.

Un ejemplo es la construcción del BRT-ABC, en la ciudad de São Paulo. Un rápido sistema de autobuses eléctricos que conectará la región del Grande ABC con la capital. El nuevo modelo de transporte tendrá una inversión de R$ 860 millones, exclusivamente del sector privado, a través de la empresa Next Mobilidade. El tramo completo, con 20 estaciones, está previsto que esté terminado en 2023.

Diogo cree que iniciativas como esta también traen beneficios como “la mejora de la calidad del aire de la ciudad y la reducción de la contaminación acústica. Es una agenda posible que beneficia directa e indirectamente a un gran número de personas”.

El investigador también recuerda una importante ventaja que tiene Brasil: “La matriz energética brasileña ya está basada en energías renovables, tenemos desafíos en esa expansión, pero la electrificación de Brasil tiene sentido porque viene de esa matriz energética ya renovable y no de una matriz de carbón, por ejemplo”.

Otro avance para la agenda de movilidad eléctrica en el país ocurrió la semana pasada, cuando el Senado Federal aprobó la creación del Frente Parlamentario por la Electromovilidad, con el objetivo de poner en agenda proyectos sobre el sector, con el foco en orientar la transición de el transporte brasileño para una economía de bajo carbono y baja emisión de contaminantes.

Investigaciones

CPFL, distribuidora con sede en la ciudad de Campinas, en el interior de São Paulo, acompaña el mercado desde 2007. Según Rafael Moya, gerente de innovación y transformación de CPFL Energia, “la empresa tiene cuatro proyectos programados para ser completados en 2023”.

Uno de los proyectos en los que ha invertido la compañía es el desarrollo de infraestructura de carga para vehículos eléctricos de bajo impacto en la red. Es una estación de carga que incluye la estación eléctrica, un sistema de almacenamiento de energía y un sistema solar.

El objetivo es tener una base autosuficiente para la demanda esporádica, como “en una gasolinera al costado de la carretera, sin necesidad de una gran red eléctrica elaborada”, retoma en diálogo con CNN.

Además, la compañía está analizando la vida útil de las baterías de los vehículos eléctricos e ideando soluciones en función de los resultados. Moya explica que una de las alternativas que están evaluando es “utilizar la batería usada como una forma de respaldo en momentos de emergencia”, como una especie de ‘neumático de repuesto’ para el vehículo eléctrico.

Electrificación de carreteras

Otra empresa del sector eléctrico que ya viene desarrollando y planificando iniciativas para el mercado con foco tanto en infraestructura como en la búsqueda de soluciones es Enel X, el brazo de innovación del grupo Enel.

El responsable de Enel X Brasil, Francisco Scroffa, anticipó, sin dar demasiados detalles, que la compañía está ultimando un plan para “la electrificación de carreteras que entregará puntos de recarga en las principales vías del país”.

Mencionó también que, durante los primeros meses del año, el objetivo de la empresa es concretar proyectos relacionados con la electrificación del transporte público en São Paulo, Goiás y Río de Janeiro.

Otro proyecto que ya fue implementado y se espera que se amplíe este año es la sociedad con Estapar para la instalación de Ecovagas. Son espacios exclusivos en los estacionamientos de Estapar para vehículos eléctricos. “Los clientes pueden reservar espacios y dejar el auto en el lugar, cargándose y siendo monitoreados por la empresa”.

Actualmente, ya cuentan con unas 250 Ecovagas, con la expectativa de que, a finales de año, haya una ampliación a unas 600 vacantes.

Scroffa también dijo que la compañía tiene una “unidad de negocio específica para la movilidad eléctrica”. Según el vocero, la empresa establece alianzas con automotrices como Volvo y “cuando el consumidor compra un vehículo eléctrico de nuestro socio, Enel X envía una plataforma para recargar el vehículo en el domicilio del propietario”.

Más estaciones de carga

Los nuevos actores del mercado no se quedan atrás en la carrera por ofrecer productos y servicios a los consumidores eléctricos, como es el caso de la startup Tupinambá Energia. La empresa surgió en 2019 con la propuesta de buscar desarrollar soluciones de carga eléctrica vehicular, operando la infraestructura de electroabastecimiento.

La startup cuenta con una plataforma digital integrada con una red de puntos de carga, lo que permite a diferentes empresas comerciales ofrecer servicios de carga para los vehículos eléctricos de sus consumidores, pensando en ofrecer facilidad y garantía para que los usuarios encuentren estaciones de carga.

El director general de Tupinambá, Davi Bertoncello, explicó que “ya hay cerca de 1.010 puntos acreditados en Brasil”.

“Realizamos una auditoría para asegurarnos de que los puntos estén realmente conectados y funcionando. De esta manera, los clientes pueden consultar y acudir al lugar sin ser sorprendidos por un punto muerto o con otro usuario cargando el vehículo al mismo tiempo”, mencionó.

En 2021, la startup recibió una contribución de R$ 10 millones de Raízen, con el objetivo de acelerar el desarrollo de la red de recarga en el país.

Bertoncello dice que ya tienen un plan en esa dirección. “Tenemos la propuesta de lanzar 500 puntos de carga estratégicos para garantizar, inicialmente, en el estado de São Paulo, la viabilidad de que los vehículos puedan transitar por todo el estado sin preocupaciones”. Según el presidente, la empresa debe invertir al menos R$ 15 millones en este proyecto.

Los propios fabricantes de automóviles también están pensando en nuevos proyectos para estaciones de carga. Recién llegada a Brasil, la automotriz china Great Wall Motors (GWM) anunció que esta semana instalará 100 puntos de carga gratuitos para vehículos eléctricos e híbridos en las principales ciudades de São Paulo.

El plan forma parte del proyecto de la empresa para Brasil, que tiene una inversión de R$ 10 mil millones. Con el objetivo de crear un ecosistema de electrificación, los equipos de carga se instalarán en los puntos de venta y servicios de GWM y en lugares de gran circulación, como estacionamientos, centros comerciales y supermercados.

Desarrollo con tecnología nacional

Una asociación entre WEG, empresa de innovación y sustentabilidad, y Fundação CERTI, organización de investigación y desarrollo tecnológico, resultó en el desarrollo de estaciones de recarga para autos eléctricos con tecnología nacional.

El desarrollo de las estaciones comenzó en 2018. Como resultado se crearon tres modelos: el primero diseñado para viviendas y condominios, el segundo diseñado para plazas comerciales y el tercero diseñado para estacionamientos y espacios públicos.

Además, las estaciones permiten al conductor realizar recargas rápidas (2 a 4 horas) o normales (8 a 16 horas). Para la realización del proyecto, se invirtieron aproximadamente R$ 7,5 millones. La planificación para el futuro es vender las unidades a los consumidores, pero también a empresas y clientes residenciales.

¿Es largo el camino?

Si bien algunos ejemplos de iniciativas dirigidas al sector de vehículos eléctricos pueden vislumbrar el potencial de este nuevo mercado, Brasil aún tiene muchos desafíos por delante, como comenta el presidente de la Asociación Brasileña de Vehículos Eléctricos (Abve), Adalberto Maluf.

Para Maluf, la entrada de nuevos actores en la movilidad eléctrica amplía el escenario “mucho más allá de los vehículos eléctricos, esto incluye también la infraestructura de carga, la generación distribuida de energía, las energías renovables y la economía digital”.

El portavoz de la asociación, las nuevas startups tecnológicas y el uso del internet de las cosas, junto con la inteligencia artificial, amplían la oferta de la movilidad eléctrica como un servicio y “ya no como un bien que se compra”.

Sin embargo, el investigador Diogo Lisbona dice que uno de los mayores desafíos del país es la falta de planificación a largo plazo para este sector. “Tenemos dificultades para diseñar escenarios disruptivos, en general, diseñamos cambios más paulatinos”.

En la misma línea, Maluf cree que Brasil necesita programas de investigación robustos, como es el caso en otros países del mundo. “Brasil no tiene un ecosistema de investigación tan fuerte, el gobierno necesita ser el coordinador de los esfuerzos de investigación y desarrollo tectonológico, integrando el sector privado, la sociedad civil y la academia”.

Incluso con preguntas importantes sobre la infraestructura para recibir el nuevo mercado en el país y el alto costo de los vehículos, el 62% de los brasileños está interesado en adquirir un automóvil eléctrico, según una encuesta encargada por Itaú Unibanco a la Abve. Un número importante que trae más expectativas para la transición de la movilidad en el país.

0 comentarios

Buscador

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Search in posts

Buscador

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Search in posts

Suscríbete al Newsletter

Suscríbete para recibir novedades, ofertas especiales, noticias tecnológicas e invitaciones a nuestros exclusivos eventos.

Mantenemos tu datos en privado y sólo los compartimos con aquellas terceras partes que hacen el servicio posible. Lee nuestra política de privacidad para más información.

Paises

Paises

Suscríbete al Newsletter

Suscríbete para recibir novedades, ofertas especiales, noticias tecnológicas e invitaciones a nuestros exclusivos eventos.

Mantenemos tu datos en privado y sólo los compartimos con aquellas terceras partes que hacen el servicio posible. Lee nuestra política de privacidad para más información.

Paises

Paises

Suscríbete al Newsletter

Suscríbete para recibir novedades, ofertas especiales, noticias tecnológicas e invitaciones a nuestros exclusivos eventos.

Mantenemos tu datos en privado y sólo los compartimos con aquellas terceras partes que hacen el servicio posible. Lee nuestra política de privacidad para más información.

Paises

Paises

Suscríbete al Newsletter

Suscríbete para recibir novedades, ofertas especiales, noticias tecnológicas e invitaciones a nuestros exclusivos eventos.

Mantenemos tu datos en privado y sólo los compartimos con aquellas terceras partes que hacen el servicio posible. Lee nuestra política de privacidad para más información.

Paises

Paises

Buscador

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Search in posts