Ayelén Portaluppi
Por Ayelén Portaluppi
[email protected]

La decisión a la hora de comprar un vehículo de movilidad unipersonal depende de dos aspectos principales: su uso, es decir, para recreación o como medio de transporte; y la distancia a recorrer.

Para profundizar sobre estos aspectos, Portal Movilidad consultó a Iván García, gerente de Asuntos Públicos de Auteco Mobility. ¿Cuáles son los mitos y miedos que aún permanecen?

“Las personas suelen desconocer el kilometraje que recorren en promedio en sus viajes cotidianos. Nosotros con herramientas y aplicaciones les calculamos las distancias de sus viajes y en base a eso recomendamos ciertos productos”, explica.

Si su recorrido es corto, menor a 5 kilómetros diarios, es muy recomendable una patineta eléctrica. En caso que esté entre los 5 y 10 kilómetros, puede ser una e-bike la mejor opción, si es superior normalmente se opta por una motocicleta eléctrica.

El ciudadano que no conoce el tema al detalle las especificaciones técnicas consulta por la autonomía y la velocidad final que alcanza el vehículo.

En Colombia, por ejemplo, las bicicletas eléctricas deben suspender la asistencia cuando alcanza los 25 kilómetros por hora.

En este sentido, García refiere: “Es algo a lo que le ponen atención, que la unidad cumpla con las reglamentaciones. También pensando en la seguridad vial, para muchos es el primer vehículo propio”.

“Nos encontramos con consumidores muy informados en general. Los medios de comunicación han hecho un gran trabajo explicando qué se puede hacer y qué no con los vehículos de movilidad unipersonal”, menciona.

La patineta que más se vende tiene autonomía de 30 kilómetros que en general alcanza para dos o tres días sin necesidad de recarga dependiendo el uso. En el caso de las bicicletas hay modelos que llegan a los 60 kilómetros de autonomía y eso en promedio son cuatro o cinco días, es decir, resuelve la semana laboral con una carga.

Los mitos y miedos más frecuentes están relacionados a la electricidad. En una primera instancia existe una preocupación por un incremento abrupto en el consumo de energía en los hogares por la carga.

Sobre esto, expresa: “Presentamos unas tablas de consumo de los distintos segmentos para que observen que el impacto en la cuenta no es significativo. Hablamos de incrementos que pueden ser inferiores a un dólar al mes por el consumo específico en recarga”.

Por otro lado, refieren inquietudes por el lavado del vehículo o si se puede mojar con la lluvia. “Consultan si hay posibilidades de descarga eléctrica. Es un trabajo de pedagogía, es enseñar cómo lavarlo, pero también llevarle tranquilidad al usuario”, manifiesta.

Asimismo, agrega: “Es curioso, pero nace del desconocimiento del funcionamiento del vehículo eléctrico. Al momento de explicar los tres componentes más importantes de la unidad despejan los miedos y comprenden que no hay riesgos asociados a la recarga eléctrica”.

Respecto a la seguridad vial, la recomendación por parte de los distribuidores como de las autoridades es que se use un casco que cumpla con las reglamentaciones técnicas internacionales y que se encuentre cerrado y abrochado.

“No es un motivo de consulta, ya es de conocimiento público la importancia de su uso, más allá de que no sea obligatorio por reglamentación. Por eso intentamos que los clientes se lo lleven como un paquete, vehículo más casco”, aclara.

El promedio de ventas en el país ronda las 6 mil unidades de bicicletas eléctricas anuales y por parte de los distribuidores estaba la expectativa de superar a doble dígito hacia finales de año.

“No creemos que se dé porque no hay una reactivación económica como se está comportando la movilidad a combustión. No obstante, creemos que este último trimestre podemos tenemos buenos números”, detalla García.

Volver al Home

Buscador

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages