Portal Movilidad
Por Portal Movilidad
[email protected]

Portal Movilidad comparte la carta presentada:

Europa se ha visto envuelta en una devastadora calamidad sanitaria, que ya ha tenido inmensas consecuencias económicas y sociales. Mientras COVID-19 está deteniendo a Europa, los principales fabricantes de automóviles y muchos proveedores, como el resto de la economía de la UE, están cerrando sus fábricas.

La prioridad fundamental ahora es, sin duda, garantizar la salud de los ciudadanos y la seguridad laboral de los millones de trabajadores que probablemente necesiten el apoyo del gobierno cuando pierdan sus ingresos o sean enviados al desempleo temporal.

La rápida recuperación de la economía de la UE debería ser la prioridad absoluta de todos para asegurar que las inversiones continúen, los empleos estén asegurados y el poder adquisitivo de los consumidores se recupere.

La recuperación debería aprovechar y reforzar el impulso del Pacto Verde Europeo, proporcionando estímulos verdes para que la UE salga fortalecida y con mayor capacidad de recuperación ante la crisis climática.

Por lo tanto, tomamos nota con gran preocupación de la sugerencia de algunas partes de la industria automotriz de debilitar las regulaciones cruciales, en particular las normas de la UE sobre el CO2 de los coches, furgonetas y camiones que entran en vigor este año.

Tras años de crecientes emisiones de CO2 del transporte por carretera y la falta de inversiones en tecnologías limpias, en los primeros meses de 2020 se produjo un crecimiento sin precedentes en las ventas de coches eléctricos, que crecieron un 92% a pesar de la disminución del mercado general.

Esto ha traído consigo nuevas oportunidades de negocio y de empleo en otros sectores clave de la economía, como las obras de la red eléctrica y la infraestructura de recarga, que correrán un grave riesgo si se obstaculiza la transición a la movilidad electrónica en Europa.

La crisis del COVID-19 y la consiguiente disminución de las ventas de automóviles no significa automáticamente que el cumplimiento de las normas de la UE sobre las emisiones de los vehículos esté en peligro.

Los estándares de los coches, furgonetas o camiones se basan en las ventas medias de las flotas, así que lo que importa no es el número de coches vendidos, sino la tecnología o el tren de potencia que llevan. Con el auge del mercado de los automóviles eléctricos a principios de 2020, parte de este impulso puede y debe ser recuperado por las medidas de estímulo ecológico inteligente que están por venir.

La mayoría de los vehículos en Europa se compran por medio de contratos de arrendamiento, por lo que es crucial proporcionar apoyo para continuar la compra de nuevos vehículos de emisión cero en este mercado, para el público y flotas privadas, así como consumidores.

Cientos de modelos eléctricos están llegando al mercado, que si se combina con un apoyo específico a la infraestructura de carga, sería una y una opción eléctrica adecuada para las empresas de toda Europa.

Por ejemplo, a través de The Climate La iniciativa EV100 del Grupo, 69 empresas en todo el mundo ya están buscando electrificar más de 2,5 millones de vehículos para 2030, y aproximadamente la mitad de ellos – más de un millón – están en la UE.

Este incluye grandes marcas como Deutsche Post DHL, EDP, Ingka Group (IKEA), así como importantes compañías de arrendamiento de vehículos. Las compañías de EV100 están pidiendo a los fabricantes de automóviles que aumenten el EV para hacer frente a la barrera número uno de sus ambiciones de electrificación de la flota.

Finalmente, durante la crisis de 2009, las emisiones de CO2 de los nuevos coches cayeron un 5,1%, un récord. Esto se debió a que los consumidores se decantaron por vehículos más pequeños y menos potentes, lo que también ayudaría ahora: actualmente hay al menos 35 modelos convencionales con emisiones inferiores a 95g/km disponibles en el mercado de la UE junto con más de 50 coches eléctricos pequeños y medianos.

Por lo tanto, le pedimos que mantenga sin cambios los objetivos de CO2 de la Unión Europea para 2020 para los automóviles de pasajeros, los vehículos comerciales y los vehículos pesados, y que garantice el pleno cumplimiento para asegurar que se realicen las inversiones urgentemente necesarias y en aras de la credibilidad normativa de Europa.

En lugar de modificar la reglamentación o las sanciones, la atención debe centrarse en el apoyo económico para garantizar el mantenimiento de los puestos de trabajo y las inversiones ecológicas.

Las empresas de servicios públicos de toda Europa siguen estando dispuestas y comprometidas a integrar plenamente los vehículos electrificados en el sistema eléctrico.

Las inversiones en la infraestructura de cero carbono y las soluciones innovadoras ahora son la ruta más rentable para la recuperación económica a nivel nacional y de la UE, mientras que en al mismo tiempo que se preparan las bases para un sistema energético seguro y sostenible.

Europa estaba entrando finalmente en la transformación de la movilidad limpia, con nuevas empresas en toda la cadena de valor de la movilidad electrónica comprometidas con la creación de nuevos puestos de trabajo y el crecimiento ecológico.

Ahora no es el momento de hacer retroceder la ambición de la normativa existente sobre emisiones de vehículos ni el Acuerdo Verde Europeo a largo plazo. Europa debe asegurar que la recuperación verde garantice que sus empresas salgan de la crisis más fuertes y más verdes, preparadas para el desafío climático que les espera.

Atentamente,

Volver al Home

Buscador

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages