Ayelén Portaluppi
Por Ayelén Portaluppi
[email protected]

Hace una década Bosch presentó el primer motor eléctrico para bicicletas. Hoy está presente en cuatro modelos de múltiples marcas: de paseo, de montaña, trekking y de carga. Además, los innovadores diseños que están en el mercado cuentan con las baterías de iones de litio Bosch y un display de Bosch eBike en el manillar que completa el sistema de accionamiento.

Para celebrar el décimo aniversario, la marca alemana lanzó un prototipo, Bosch eBike Design Vision, en la que se unen todas las tecnologías para mostrar que el futuro ya llegó. Está pensada para uso urbano, aunque garantiza la máxima comodidad para excursiones por senderos.

El cuadro es de fibra de carbono con suspensión trasera, el amortiguador oculto en el chasis, y con todo su sistema de asistencia eléctrica integrado al máximo.

Se espera que toda la línea de nuevos componentes para e-bikes de Bosch, que se presentan en este modelo aniversario, se comercialicen para 2021 y sea la oportunidad de traer la tecnología hacia Latinoamérica.

Alejandro Saniger, consultor de Bosch México, aseguró que es un buen momento para apostar por la micromovilidad en la región y que están trabajando para tener los modelos disponibles en el portfolio.

Las bicicletas eléctricas son una cuenta pendiente para el mercado mexicano. “Encontramos mucho interés y queda analizar la opción de bici taxis, pero falta un marco regulatorio para que funcione”, indicó.

Hoy en día los principales clientes de Bosch en este segmento son China, Europa y Estados Unidos.

De igual manera precisó: “Esperamos a que se lancen las nuevas versiones de las bicicletas eléctricas en 2021 para apostar con todo a los mercados latinoamericanos”.

Debido al contexto sanitario, la micromovilidad se presenta como una solución a los problemas del transporte público y a los nuevos paradigmas de la movilidad urbana.

“Lo natural sería que se incorporen vehículos particulares, pero esto generaría más tráfico y contaminación. Es la oportunidad para promover una alternativa de movilidad más sustentable, una de ellas es la micromovilidad”, señaló.

En cuando a los incentivos, mencionó que hace falta un rol activo de los gobiernos locales, sin embargo, destacó las ciclovías temporales y calles peatonales que ayudan a la electromovilidad.

Según indicó el 50% de los usuarios de transporte público en la ciudad de México hacen más de 10 km, por lo que no sería útil para ellos la bicicleta convencional.

En este sentido analizó: “La mayoría de la población no tendría la posibilidad económica de acceder a una bicicleta eléctrica personal así que habría que pensar en esquemas compartidos”.

Bosch se unió con la academia y firmó una alianza con la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) para formar a los profesionales e impulsar investigaciones en torno a las bicicletas eléctricas.

Hay expectativas en torno a la posibilidad de que la universidad desarrolle un piloto y un sistema de movilidad interno. “Apostamos a estos proyectos porque son los que permiten que se abra el mercado”, apuntó.

Asimismo, contó: “El convenio incluye a las instituciones que se desprenden de la UNAM y en este tiempo estuvimos trabajando con conjunto con un laboratorio de movilidad. Donamos unidades que se usaron internamente y se publicaron estudios sobre la exposición a las emisiones de CO2 cuando se anda en bicicleta”.

 

Volver al Home

Suscríbete al Newsletter

Suscríbete para recibir novedades, ofertas especiales, noticias tecnológicas e invitaciones a nuestros exclusivos eventos.

Mantenemos tu datos en privado y sólo los compartimos con aquellas terceras partes que hacen el servicio posible. Lee nuestra política de privacidad para más información.

Paises

Buscador

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Buscador