Ayelén Portaluppi
Por Ayelén Portaluppi
[email protected]

Emovi es una empresa chilena dedicada al diseño, instalación y gestión de puntos de carga para vehículos eléctricos que funciona desde 2018.

Actualmente, el catálogo presenta soluciones para la carga en el hogar y una línea especial para empresas y organizaciones.

Su gran apuesta es el mercado inmobiliario. En Santiago, por caso, instalaron 8 puntos de carga gracias a estas alianzas. Otros 4 proyectos de estas características, con 2 y 3 cargadores, se terminarán de instalar cuando se levante la cuarentena.

Paulo Garcés Carrasco es Business Developer de Emovi Chile y habló en exclusiva con Portal Movilidad.

¿Por qué el sector inmobiliario?

El sector privado tiene una visión a largo plazo. Especialmente en el mercado de inmobiliarias están al corriente de que, para conseguir a futuro al joven profesional, deben ofrecer infraestructura de carga para autos eléctricos.

¿Hay interés?

Saben que en 5 o 10 años más, cuando se logre la paridad de costo entre vehículos eléctricos y convencionales, el boom va a ser tal que si no están equipados van a perder clientes.

¿Cómo está evolucionando el mercado a raíz de la pandemia?

A pesar del panorama negativo que muestra este año, tenemos la esperanza de que el próximo año las ventas aumenten. Si bien se atraviesa una crisis económica fuerte, el target del cliente del vehículo eléctrico es de clase alta por lo que no se ve golpeado.

Según proyecciones, a nivel mundial, este año las ventas van a bajar de 2.1 a 1.7 millones, pero el año próximo va a aumentar de 1.7 a 2.6 millones de unidades. La recuperación será rapidísima.

¿Cómo es la relación con el Gobierno?

El año pasado estuvimos en contacto con diferentes áreas, con el ministerio de Transporte, Energía y gobiernos regionales. Fuimos a buscar que el Estado tome una posición más activa en cuanto a la movilidad eléctrica, encontramos buenas respuestas y mucha intensión.

Nos propusimos demostrarles cuantitativamente que la subvención a la electromovilidad no es una subvención per se, sino que es una compensación por las emisiones que se ahorran con los autos eléctricos en comparativa con uno a diésel o bencinero.

¿La regulación de infraestructura de carga será beneficiosa?

Esto es algo que me gusta recalcar y felicitar del gobierno chileno, porque es una política de Estado lo que están haciendo con la regulación de los cargadores de vehículos eléctricos. Ha sido uno de los primeros a nivel latinoamericano en hacerlo.

Se está trabajando en un pliego técnico del ministerio de Energía para estandarizar los tipos de enchufes que deben tener los cargadores en el país, las instalaciones y la seguridad. Y el hecho de que la normativa esté basada en los estándares europeos hace que el mercado se profundice y nos beneficie inmensamente. Eso da la certeza, a nosotros como empresa y al mercado, de que las inversiones y equipos van a ser útiles a largo plazo.

¿Qué incentivos cree que deben brindar las autoridades?

Definitivamente, lo relacionado a la infraestructura de carga. Uno de los grandes ‘pero’ a la hora de comprar un vehículo eléctrico es ‘dónde cargo’. Entonces si el Estado invierte en instalar cargadores, asegura la carga de los vehículos. El incentivo destinado a las empresas privadas creo que ya lo hizo con estandarizar la infraestructura.

Para ir un poquito más allá, sería bueno que haya un impulso hacia las empresas de transporte, mediante normativas o incentivos no financieros para la compra de unidades. Por ejemplo, permitir a los vehículos eléctricos de logística circular en el centro sin restricción de horario.

En cuanto a los particulares, sería interesante hacer lo mismo que Colombia, que redujeron el IVA del 19% al 5%.

¿Cuándo será accesible la movilidad sin emisiones?

Por desgracia los costos de los vehículos eléctricos son muy altos, por lo menos a mediano plazo. El mayor costo está en la batería, hasta 2025 aproximadamente, el único segmento del mercado capaz de insertarse es la clase alta o un joven sin familia de clase media que tenga el capital.

Los estudios que hemos realizado indican que los costos de las baterías van a disminuir a mitad de década en una proporción en la que el costo total de propiedad de un vehículo eléctrico y uno convencional sean similares. En ese punto va a ser accesible a la clase media.

Desde nuestro lado, logramos convencer a uno de nuestros clientes de instalar cargadores en un proyecto inmobiliario en un sector de clase media. Este proyecto está en construcción para ser entregado en 2021.

¿Está en los planes incursionar en otros países de América Latina?

Como proyecto a largo plazo está Perú. Su situación económica es estable, tenemos la esperanza de que allí empiece a crecer la venta de vehículos eléctricos. También es un mercado atractivo por la baja competencia, no así como el mercado colombiano o el argentino que tienen un nivel de desarrollo más importante. Vamos a empezar aliándonos con inmobiliarias chilenas grandes que ya tienen proyectos en Perú.

 

Volver al Home

Buscador

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages