Portal Movilidad
Por Portal Movilidad
[email protected]

Mientras que las autoridades de toda Europa se preparan para levantar progresivamente el bloqueo impuesto en respuesta a la pandemia, se enfrentan a un momento decisivo para la movilidad urbana.

Las decisiones que se tomen en las próximas semanas definirán cuán sanas, resistentes y habitables serán nuestras ciudades en el futuro. Si no se adoptan medidas decisivas, la reciente disminución de la contaminación atmosférica lamentablemente seguirá siendo una brisa de aire limpio, que pronto será sustituida por un rápido retorno de los humos tóxicos, como ya se ha observado en China, con la gente cambiando a los automóviles privados y evitando el transporte público.

Este riesgo es especialmente preocupante, dado que cada vez hay más pruebas que indican que la contaminación atmosférica probablemente nos hace más vulnerables a los efectos del coronavirus.

Los alcaldes no necesitan reinventar la rueda para mantener baja la contaminación del aire

Pero cada crisis es una oportunidad y la buena noticia es que las investigaciones sugieren que las personas son más propensas a adoptar nuevos hábitos de movilidad en momentos clave de cambio en sus vidas. Ciudades de todo el mundo han comprendido que ahora es el momento de avanzar hacia una movilidad limpia y ya han comenzado a remodelar su espacio urbano.

Por suerte, ningún alcalde necesita reinventar la rueda para mantener bajas las emisiones después del cierre.

Hay una multitud de ejemplos inspiradores, que se remontan a la crisis del petróleo en los años 70, cuando las ciudades holandesas iniciaron una remodelación completa que las ha convertido en algunas de las ciudades más habitables del mundo.

Hay al menos cuatro estrategias probadas para hacer frente a la contaminación tóxica del aire, frenar las emisiones perjudiciales para el clima y preparar un futuro de cero emisiones, que se anuncia en la estrategia del Pacto Verde Europeo y que ya está siendo traducida a la realidad por un grupo de ciudades líderes.

Cuatro estrategias probadas para un aire más limpio

En primer lugar, la asignación del espacio urbano necesita una revisión. No sólo para facilitar el «distanciamiento físico» sino también para hacer espacio para una mezcla más limpia de movilidad. Como mostró un estudio de una agencia gubernamental francesa el año pasado, la reducción del tráfico de coches es indispensable para reducir rápidamente la contaminación.

Esto ya está sucediendo en varias ciudades europeas. Por nombrar sólo algunas: Berlín ha añadido nuevos «carriles bici emergentes», la gran región parisina invertirá 300 millones de euros para construir una red ciclista de 680 km de longitud.

Cracovia planea añadir una infraestructura ciclista y ampliar las aceras, Vilnius convertirá su centro en un vasto café al aire libre y Bruselas transformará el centro de la ciudad en zonas residenciales en las que la marcha a pie y la bicicleta tienen prioridad sobre los coches y añadirá 40 km de carriles bici. Dublín ha comenzado a eliminar temporalmente los aparcamientos para permitir la existencia de carriles bici más seguros y el «distanciamiento físico».

Yoann Le Petit, Clean Vehicles and New Mobility Officer.

En segundo lugar, estas remodelaciones del espacio urbano sólo funcionarán si se refuerza el transporte público con sus probados beneficios para la limpieza del aire.

Esto podría resultar más difícil que nunca, ya que el sector se encuentra actualmente en una situación calamitosa con la gente evitando los espacios reducidos. La disminución del número de pasajeros oscila entre el 80% para los autobuses y el 92% para el metro en Londres.

En el caso de Alemania, los expertos en transporte esperan que en el peor de los casos el Covid-19 podría llevar a una reducción del 50% en el uso del transporte público para el 2023.

Se necesitan medidas inmediatas que se están poniendo en marcha, como la limpieza profunda de los vehículos o la puesta a disposición de los pasajeros de dispensadores de desinfectantes para asegurarse de que los servicios de autobús y metro no son platos de petri para la propagación del virus.

Para crear nuevos puestos de trabajo y reavivar el atractivo del transporte público ahora es el momento de doblar la electrificación de la flota de autobuses. «Moderno, limpio y seguro» debería ser el eslogan.

Esto hará que los autobuses sean más atractivos en general, como se ejemplifica en París, donde el 93% de los usuarios de autobuses piensan que la transición a los modelos eléctricos demuestra que un operador se preocupa por sus clientes.

Paralelamente, las soluciones de billetes digitales ayudarán a reducir los puntos de contacto físico y facilitarán la información en tiempo real. Pero esto también requiere horarios de trabajo y escolares más flexibles para evitar los efectos de las horas punta en el metro o los autobuses.

Los nuevos hábitos como el teletrabajo deben continuar donde sea posible para reducir la necesidad de desplazamientos diarios todos los días de la semana.

Tercero, es hora de sacar los vehículos sucios de la carretera. Como primer paso, las zonas de baja emisión han demostrado ser poderosas para acelerar la absorción de los coches menos contaminantes y reducir la contaminación del aire. La evidencia de Londres, Madrid y París muestra que las concentraciones de dióxido de nitrógeno (NO2) pueden reducirse rápidamente hasta en un tercio.

Sin embargo, en la crisis actual, varias ciudades -entre ellas Bruselas, Milán y Londres- han decidido suspender las políticas existentes o retrasar las nuevas para ayudar a los trabajadores de la salud y a los partos esenciales.

Si bien esas decisiones se justifican como medidas de emergencia temporales, es vital que esos instrumentos de probada eficacia para lograr un aire más limpio se reactiven plenamente lo antes posible.

Es más, las reducciones graduales de la contaminación ya no son suficientes: Un grupo de importantes ciudades europeas ya ha puesto rumbo hacia las zonas de emisión cero y ahora existe una oportunidad de oro para que más alcaldes integren esas políticas en el rediseño general de las ciudades después de COVID-19.

Afortunadamente, ya existen alternativas a los motores de combustión sucia, que cada vez son más asequibles. En cuanto a los automóviles de pasajeros, en los primeros meses de 2020 se registraron unas ventas de vehículos eléctricos sin precedentes en Europa occidental, llegando a abrir la boca un 10% de las ventas (frente al 3% sólo unos meses antes).

Los autobuses eléctricos también están conquistando las calles europeas y ayudan a reducir los costos de nuestros sistemas de movilidad. La crisis actual es la oportunidad de hacer lo que tantas ciudades querían pero no tenían la oportunidad, es decir, prohibir los coches con motor de combustión interna en sus calles.

El todo es mayor que la suma de sus partes

Por último, si combinamos estos cambios en el espacio urbano, el transporte público y los vehículos de emisión cero con servicios innovadores que sean eléctricos (o de emisión cero), compartidos y disponibles bajo demanda, podemos dar un paso hacia el «paraíso del transporte».

La federación europea de ONG Transporte y Medio Ambiente modeló el impacto combinado de estas políticas el año pasado y encontró que los kilómetros recorridos por los coches podrían reducirse hasta en un 60%. Pero esto también significa que los vehículos de alto kilometraje, como los taxis, los vehículos privados de alquiler como Uber y Kapten o las flotas de reparto, necesitan cambiar rápidamente a los vehículos eléctricos.

Y los nuevos servicios deben complementar, no reemplazar el transporte público, por ejemplo, ofreciendo precios más baratos en los servicios de transporte para viajes específicos, como el desplegado en la ciudad francesa de Niza por la noche.

Las decisiones que se tomen en las próximas semanas y meses determinarán si hacemos o deshacemos nuestras ciudades. Los cierres nos dieron un vistazo de cómo pueden ser nuestras ciudades y la calidad del aire sin motores contaminantes.

Como dijo recientemente el presidente francés Macron: «Cuando salgamos de esta crisis, la gente ya no aceptará respirar aire sucio». La gente dirá…’No estoy de acuerdo con las elecciones de las sociedades en las que respiraré ese aire, en las que mi bebé tendrá bronquitis por ello’. Tenemos las herramientas probadas para evitar el retorno del aire tóxico y ahora debemos ponerlas en práctica.

 

Volver al Home

Buscador

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages