Ayelén Portaluppi
Por Ayelén Portaluppi
[email protected]

Muverang Impulsa es una de las líneas de negocios que surgió de la unión de Celsia, con su experiencia en energías limpias y renovables, el financiamiento de Bancolombia, y la confianza de los Seguros SURA Colombia.

La propuesta consiste en un sistema de arrendamiento de vehículos eléctricos destinado al público general. La modalidad es de suscripción para usar el vehículo de su preferencia (patinetas, bicicletas, motos o automóviles) con renovación mensual y, cuando el usuario lo desee, lo cancela sin penalización.

Los planes incluyen asistencia, mantenimiento, seguros, SOAT (seguro obligatorio de accidentes de tránsito) y otros beneficios como lavado o descuentos en Localiza.

La operación de la compañía empezó con 100 automotores biplaza, 60 motos y cerca de 300 vehículos livianos entre bicicletas y patinetas, distribuidos entre Medellín, Bogotá y Cali.

Tomas Lopez es ingeniero mecánico y líder de Muverang Impulsa, en una entrevista para Portal Movilidad contó cómo respondió el mercado a esta nueva propuesta de movilidad sustentable.

¿Cómo es la dinámica de Muverang Impulsa?

Queremos que la persona pase de querer un vehículo eléctrico a tenerlo en su casa en cuestión de horas. Diseñamos un proceso digital en el que ingresas a la web muverang.com, entras al micro sitio de Muverang Impulsa donde puedes ver los tipos de vehículos disponibles y optas por alguno.

Luego marcas el plan al que te suscribirás, hay vigentes dos, el básico y el premium. Eliges si quieres ir a recogerlo a los sitios autorizados o si lo llevan a tu casa u oficina. El 95 % de los usuarios han escogido domicilio y además lo incentivamos por bioseguridad.

Cuando terminas de llenar todos los datos, se hace el pago en línea del primer mes de manera adelantada y en cuestión de horas nos ponemos en contacto para coordinar la entrega.

3 días antes de que se acabe la suscripción, llega una notificación por correo o WhatsApp y preguntamos si quiere renovar o no. En caso de que quiera simplemente sigue y el pago se hace automáticamente. De querer cancelar, lo puedes dejar en el transcurso de los próximos 5 días en el centro de servicio o te lo recogemos del domicilio.

¿Respecto a la infraestructura de carga?

Las bicicletas y patinetas que ofrecemos se recargan en un tomacorriente tradicional, las motos también y además tienen las baterías extraíbles. Si tienes una conexión en tu parqueadero puedes conectarlo ahí o sacarle la batería y cargarlo en tu casa. El carro que es el más complejo, el tipo que ofrecemos, permite la recarga en un tomacorriente tradicional a 110 voltios. También están habilitadas las redes de recarga de Celsia.

¿Cómo fue la respuesta del público frente a este nuevo modelo de movilidad?

Ha sido una respuesta comercial mixta dependiendo del tipo de vehículos, pero en general ha ido muy bien. Esta flexibilidad que propone el proyecto ha sido muy bien recibida, gusta e interesa, recibimos muchas consultas. Hemos encontrado con los coches muchísimo interés, tenemos una lista de espera que supera casi cuatro veces el número del inventario de vehículos.

Las motos también han sido muy bien acogidas, los vehículos más pequeños como bicicletas y patinetas fueron más sensible al precio. Los interesados en este segmento hacen más preguntas y comparativas.
Atravesamos un proceso de retroalimentación con los usurarios que nos sirve para ir justando precios, ver qué necesitan y qué se le puede quitar a las suscripciones para ser más competitivos. Fue una salida al mercado exitosa.

¿Incorporarán nuevos vehículos a raíz del alto interés que encontraron?

Por el momento las decisiones serán intermedias. Vamos a incorporar más vehículos, de hecho, era algo pensado antes de lanzar el proyecto. No obstante, al ser contratos de un mes, queremos esperar un tiempo para entender la lista de espera, cuáles son para un uso a mediano y largo plazo y cuál es el promedio de meses de contrato.

¿Qué conclusiones sacaron de en este tiempo de puesta en marcha?

Al tener diferentes tipos de vehículos, los segmentos de los usuarios varían. El poder adquisitivo del que piensa en un carro no es el mismo que el de una patineta.

Hoy operar y entregar, en términos de gastos operativos, cuesta lo mismo para los vehículos pequeños que para los grandes. Entonces esos gastos fijos, en proporción, elevan los costos. Era algo que ya sabíamos, pero queríamos salir a probar el mercado y ver la retroalimentación que recibíamos. Por el momento, ajustaremos precios de los vehículos livianos y revisaremos los servicios que incluimos.

Lo más importante, para pensar en la masificación real, debemos encontrar mejores costos en la adquisición de vehículos.

Además, hemos ajustado el discurso comercial. El valor diario de la suscripción de una bicicleta está en un 15% más arriba de lo que valen 2 boletos de bus en Colombia. Sobre todo, en esta época de pandemia que el transporte público se ve más inseguro, ésta opción de poca vinculación te sale un poco por encima. Esperemos que con el tiempo los rendimientos sigan incrementando.

¿Estamos frente a un nuevo modelo de movilidad?

Completamente. Uno de los universos más afectados por la pandemia fue la movilidad, afectó a concepciones de seguridad y necesidad.

¿Qué tanto necesitamos movernos y qué tanto necesito ser dueño de un carro para suplir esa necesidad? Sin dudas por la seguridad y el poco uso de los sistemas de transporte público, esto tome mucha más relevancia. No estar atado a un contrato y tener la posibilidad de cancelar cuando quiera da opciones muy atractivas.

Frente a esto intentamos adelantarnos al tema de la movilidad fraccionada que se vendrá en el corto y mediano plazo. Me refiero a que, aún si se levantan los estados de emergencia, el teletrabajo va a seguir siendo una realidad en muchos casos. Ciertamente la movilidad a los puestos de trabajo, que era el mayor porcentaje de razón de la movilización, va a disminuir mucho.

¿Qué necesidad de movilidad va a surgir?

En el caso en que me mueva dos o tres veces por semana, ¿tiene sentido que tenga un vehículo propio? Carro, bicicleta o moto, independiente de si es comprado o suscripto.

¿Qué mercados tienen pendientes?

Nos falta dar respuestas al crecimiento de la demanda en términos de logística a domicilios. Los delivery no dan abasto y se está abriendo un mercado importante. Si sabe conducir una moto y no tiene, puede rentar una, olvidarse de todos los trámites administrativos y comenzar a trabajar de inmediato.

Hay empresas que hoy con los modelos de renta no logran suplir sus necesidades porque son estacionales. Tienen picos de producción y de entrega, por ejemplo, a principios de año y luego tres o seis meses distribuidos durante el año donde la demanda es muy baja y no les conviene tener arrendado ni comprado un vehículo para satisfacer sus necesidades logísticas. Este convenio de rentas flexibles puede entrar dentro de un nicho del mercado corporativo.

¿Cuáles son los siguientes proyectos?

A corto plazo seguir desarrollando y operando con la primera propuesta. Los estudios de mercado los estamos haciendo en paralelo para ver el comportamiento y evaluar los siguientes pasos.

El próximo trimestre trabajaremos el desarrollo de herramientas que nos permitan brindar un mejor servicio al usuario, mejorar su experiencia digital a través de la página web. Hoy solo pueden hacer la suscripción y le sumaremos que puedan gestionar, cambiar de vehículos, pedir información y demás.

¿Cuáles son los números que esperan?

Pre covid-19 queríamos cerrar el año con 500 usuarios de Muverang Impulsa, la expectativa cambió por la contingencia. Bajó a 380 a final de año. Si todo vuelve a una supuesta normalidad, la meta es en 5 años tener una flota de 4000 vehículos rodando.

Volver al Home

Buscador

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages