Ayelén Portaluppi
Por Ayelén Portaluppi
[email protected]

Para muchos ojos un niño sobre un monopatín eléctrico o un hoverboard es una imprudencia. Para otros, en cambio, se trata del primer contacto de las nuevas generaciones con la movilidad eléctrica que permite generar conciencia sobre la importancia de reducir las emisiones.

El motivo de la elección de un monopatín eléctrico en este caso es la recreación, por el momento parece estar lejos de ser una solución de movilidad diaria para ir a la escuela o actividades extracurriculares.

Es muy frecuente cruzarse con adulto y niños en un parque o plaza en paralelo cada uno con su vehículo. Lo cierto es que esto también se refleja en las ventas.

Giuliano Simó, dueño de Eve Dominicana, comenta: “Trajimos poca cantidad para tantear el mercado y terminó gustando. Se vendió muy bien, hemos tenido casos que vienen por uno y se llevan el de niño y adulto para andar juntos”.

En este sentido agrega: “La consulta es para salir los fines de semana, no como medio de transporte porque al momento en el país no hay infraestructura que acompañe. En la ciudad se anda entre los automóviles porque las aceras también son malas. Termina siendo muy inseguro”.

En el modelo elegido para niños, la velocidad máxima es de 18 kilómetros por hora, carga máxima 100 kg, pesa 9 kg, altura regulable, tres velocidades, autonomía de 12 kilómetros, batería 22 V y potencia de 180 W.

Para adolescentes o adultos se opta por una unidad que pesa 12 kg, la velocidad máxima alcanza los 25 kilómetros por hora, soporta una carga máxima de 125 kg, autonomía de 25 kilómetros, batería de 36 V y 250 W de potencia.

“Muchas veces sucede que no compran el casco con el vehículo porque ya poseen uno. Si bien la ley no te obliga a usar casco en monopatín o bicicleta, hay conciencia sobre su uso y la importancia de los complementos para los niños”, menciona Simó.

En general hay pocos países que regulen puntualmente estos casos. Uno de los pioneros es Francia, a principios del año pasado el gobierno de Emmanuel Macron incluyó en el código de circulación las patinetas eléctricas y otros dispositivos como monoruedas y hoverboard y quedaron prohibidos a menores de 8 años. Hasta los 12, los niños deberán portar casco para montarlos.

Diez días después, la Legislatura de la ciudad de Buenos Aires aprobó una ley que regula el uso de monopatines eléctricos en territorio porteño y establece que solo podrán ser conducidos por mayores de 16 años.

En Colombia la reglamentación vigente determina que toda unidad que supere en peso los 35 kg, 20 km/h de velocidad y 350 vatios de potencia es considerada motocicleta, por lo que requiere licencia de conducir (para la cual debe ser mayor de 18 años), matrícula del vehículo y seguro obligatorio (SOAT), pero no determina rango etario. Un caso similar a este es la ciudad de México.

Desde 2018 en Chile está vigente la Ley de Convivencia de Modos del Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones.  La norma enfatiza en que todos los ciclos tienen la obligación de circular por las ciclovías o por la calzada. Las excepciones son adultos en bicicleta acompañando a niños menores de 7 años, menores de 14 años sin acompañante, personas con discapacidad y adultos mayores.

Volver al Home

Buscador

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages